En cumplimiento con Ley 34/2002, de servicios de la sociedad de la información te informamos que este sitio Web usa Cookies para su funcionamiento.
Acepto + información
El sitio web www.verisalud.com ha sido desarrollado para una correcta visualización en navegadores moderno. + información
Valora este artículo

Valoración: 3.6 con 19 votos

Endodoncia: definición y tipos. Ahorra en el precio hasta el 50%

Qué es una endodoncia (Tratamiento de conducto)

La endodoncia, también denominada tratamiento de conductos, es un procedimiento que consiste en matar el nervio del diente.

El nervio o la pulpa del diente es un tejido pequeño en forma de hebra que se encuentra dentro del conducto de la pieza dental en su parte más interior.

Cuando se produce una infección, generalmente causada por una caries, y ésta avanza alcanzando al nervio, es cuando es necesario realizar la endodoncia.

Tipos de endodoncia

Existen 3 tipos de endodoncia:

  • Unirradicular cuando afecta a un diente que tiene una sola raíz y, por tanto, un único conducto pulpar. Se trata de dientes del sector anterior: incisivos y caninos.
  • Birradicular si el diente afectado tiene dos raíces y, por ende, dos conductos pulpares. En este caso estaríamos hablando de los premolares.
  • Multirradicular si la pieza dental tiene más de dos raíces y conductos pulpares. Los dientes multirradiculares son los más complejos de tratar y la dificultad en su tratamiento es considerablemente mayor.

Cuándo es necesaria una endodoncia

Una endodoncia es necesaria cuando:

  1. El diente se ha fracturado
  2. Existe una caries profunda que alcanza la parte inferior del nervio
  3. Se da una infección por empastes profundos que permite a las bacterias alcanzar el nervio.
  4. Lesiones como golpes severos en la raíz (recientes o pasados) e incluso golpes en la mandíbula por una caída. Una vez la pulpa está infectada o muerta, si no se trata crea un depósito de pus en la punta de la raíz formando un absceso por infección.  Este absceso puede destruir el hueco circundante del diente y, además de provocar dolor, puede derivar en la pérdida de la pieza dental.
  5. La patología pulpar irreversible es la patología más frecuente que lleva a la realización de tratamientos de conductos. En ella incluimos las pulpitis irreversibles pero también los procesos en los que ya se ha producido la muerte pulpar tales como las necrosis o la gangrena pulpar con o sin afectación periapical.
  6. En algunas situaciones se produce una degeneración pulpar de curso lento que puede llevarnos a tomar la decisión de realizar un tratamiento de conductos. La degeneración pulpar suele darse en casos de degeneración cálcica en un incisivo central superior en el que tenga lugar una calcificación progresiva del conducto con un cambio de color del diente. Dado que el proceso va a proseguir, puede ser preferible realizar una endodoncia en el momento más temprano posible ya que realizándola en fases más avanzadas puede comprometer el futuro del diente ante la dificultad de localizar la luz del conducto.  
  7. Hay situaciones en las que el profesional decide realizar el tratamiento de conductos sin que existan patologías pulpares de ningún tipo. Suele ser por indicación de otras áreas de la odontología. Estas situaciones son:
    1. Endodoncia prequirúrgica: Grandes lesiones periapicales de origen no dental pueden provocar la necesidad de la resección quirúrgica de las mismas. Al hacerlo, es fácil que el cirujano oral o maxilofacial seccione el paquete vásculo-nervioso de alguno de los dientes vecinos, lo cual puede comprometer su futuro. Frente a la actitud clásica de proceder a una endodoncia previa de los dientes de la zona, hoy se opta por una actitud menos intervencionista. Se prefiere, por lo general, no realizar la endodoncia en tanto no aparezcan signos radiográficos o síntomas clínicos de patología pulpar. La ausencia de respuesta a las pruebas térmicas, sin síntomas o signos radiológicos no nos lleva a realizar el tratamiento de conductos.
    2. Endodoncia preprotésica: En ocasiones, antes de realizar una restauración protésica, está indicado proceder a un tratamiento de conductos. Ello es así cuando el tallado que vayamos a realizar sea tan agresivo que vaya a provocar una exposición pulpar. Se da fundamentalmente en dos situaciones clínicas:
      1. Cambio del plano oclusal: La exodoncia de dientes no repuestos provoca con frecuencia extrusiones dentarias. Cuando se quiere rehabilitar al paciente, estos dientes extruidos interfieren en el plano oclusal, y es necesario un tallado muy importante de los mismos, por lo que nos vemos en la necesidad de realizar una endodoncia. Aunque hoy existen técnicas ortodóncicas que permiten las intrusiones de estos dientes de forma eficaz (por ejemplo utilizando tornillos intraóseos de retención), sigue siendo una causa habitual de tratamientos de conductos.
      2. Cambio del eje axial: Hay pacientes que precisan rehabilitaciones de la arcada dentaria, y que no quieren llevar aparatología ortodóncica. En esos casos se puede precisar el tallado de dientes muy vestibulizados, y ello obligará a la endodoncia previa dado que la exposición pulpar será inevitable. Es esencial dejar claro que en la mayor parte de las situaciones, los dientes pilares de prótesis fijas no deben ser endodonciados. Un tallado bien realizado, con abundante refrigeración mientras se lleva a cabo, la colocación rutinaria de provisionales bien ajustados, y el cementado de la restauración definitiva con un cemento y técnica apropiados, permite mantener la vitalidad del diente, y evita la realización rutinaria endodoncial de dichos dientes.
    3. Blanqueamiento interno en grandes tinciones: Los pacientes con grandes tinciones dentarias demandan  una mejora estética de su sonrisa. La causa más común es la tinción por tetraciclinas. Esta tinción se clasifica en cuatro grados:
      1. Tinción ligera
      2. Tinción severa sin bandas
      3. Tinción con bandas
      4. Tinción con bandas y afectación de la superficie del esmalte

La tinción ligera es parcialmente tratable con blanqueamiento convencional. La tinción grado cuatro, al presentar afectación de la superficie del esmalte, requiere necesariamente del tratamiento restaurador con carillas de porcelana o reina.

En las otras dos, el resultado del blanqueamiento vital es poco satisfactorio, siendo la alternativa más habitual la realización de carillas y coronas dentales, al igual que en el grado IV. No obstante, en estas dos situaciones, queda la opción de intentar un blanqueamiento no vital, desde el interior del diente. Éste se ha mostrado como bastante más eficaz que el externo, y dado que el esmalte de estos dientes está bien conservado, podemos plantear esta alternativa.

Pero es obvio que, para hacerlo, hemos de convertir el diente en no vital, para acceder a la cámara pulpar con nuestras soluciones blanqueadoras. Para ello es preciso realizar la endodoncia. Esta endodoncia debería realizarse a todos los dientes que queramos blanquear, que normalmente irán de primer o segundo premolar derecho a su respectivo contralateral.

¿Es doloroso el tratamiento de una endodoncia?

El tratamiento no tiene por qué ser doloroso. Hoy en día se trabajan con anestésicos que bloquean el dolor.

En ocasiones hay que esperar a que pase el momento agudo empleando antibióticos y antiinflamatorios para trabajar en las mejores condiciones posibles y evitar la resistencia al anestésico.  También conviene drenar o vaciar el pus que se ha formado por la infección.

Cómo se realiza una endodoncia

Una vez anestesiado el paciente, de forma local, para no sentir dolor, a través de la corona del diente se hace una apertura hasta la cámara pulpar. 

Se limpian y agrandan los canales radiculares y se elimina totalmente la caries - para ello se emplea el uso de limas especiales flexibles y delicadas - y se suele irrigar simultáneamente con diversos antisépticos para que la infección no vuelva.

Para ayudar al paso de las diferentes limas se dispone de geles quelantes que nos ayudan también a deslizar las limas por las paredes de los conductos.

El dentista medirá la longitud de las raíces para cerciorarse de que la limpieza está completa y acto seguido rellenará el conducto con un material inerte que impida la nueva contaminación de la zona.

Las radiografías en endodoncia son de gran ayuda para tener la certeza de que los instrumentos llegan exactamente a la punta de la raíz y no la sobrepasan.

Se continuará con la obturación de los conductos con un material denominado gutapercha - una sustancia elástica y derivada del caucho - que se produce en forma de unos conos largos y finos que se van estrechando progresivamente hacia la punta.

La primera punta de gutapercha que se introduce en el conducto instrumentado tiene exactamente el mismo calibre que la última lima que hemos utilizado para preparar la parte final del conducto. Se moja esta punta con un cemento líquido especial y se inserta en la punta de la raíz compactándola de manera que selle completamente la parte inferior del conducto y que ningún fluido pueda filtrarse. A partir de aquí se van compactando puntas de gutapercha en cada producto.

Para terminar, se rellena el diente con un cemento provisional protector.

A los 7 días se retira el cemento temporal y se reconstruye el diente con un material de obturación definitiva usando también tornillos de titanio. Tras retirar los tercios superiores de gutapercha se coloca el tornillo de titanio u acero inoxidable. Por último, usamos el material de obturación alrededor del diente y del poste y se reconstruye toda la corona del diente.

Se aconseja al tallado del diente reconstruido para poder usar una corona protésica. Las coronas, son piezas protésicas que se colocan sobre un diente dañado para restaurar su estructura y para contener y reforzar el diente natural. De este modo, reducen el riesgo de fractura.

A pesar de que aún existen divergencias en la recuperación post-endodoncia, los datos indican que independientemente de la pérdida de estructura dental que el diente haya sufrido antes o después de ésta, su esperanza de vida aumenta enormemente cuando se protege con una corona integral. De otro modo, es sólo cuestión de tiempo que la mera fuerza de la masticación es suficiente para producir una ruptura.

Precio endodoncias. Ahorra hasta un 50% en nuestros dentistas

El precio de una endodoncia dependerá de la técnica usada y de su tipología (unirradicular, birradicular o multirradicular) pero podemos establecer que el coste oscila entre los 170 y los 230€.

Con Verisalud Salud Global el precio de una endodoncia tiene oscila entre los 85€ a los 120€.


Este artículo ha sido escrito por la Dra. Estefanía Rubio Alonso
Odontóloga Col. 37001006 en
Dra. Rubio Clínica Dental
perteneciente al cuadro médico de Verisalud


¿Quieres disfrutar de importantes descuentos en salud privada por sólo 3€ al mes?

CONOCE SALUD GLOBAL

.

Seguro que también te interesa

Guía de limpieza dental definitiva: técnicas, frecuencia y blanqueamiento

+ Leer más

Cómo quitar las estrías rojas y blancas definitivamente con tratamiento y precios

+ Leer más

Cómo eliminar la celulitis de forma definitiva y tratamientos

+ Leer más

Invisalign | Principal marca de ortodoncia invisible, ventajas frente a brackets y otros sistemas

+ Leer más

¿Tienes alguna duda? Déjanos tu comentario

comments powered by Disqus

Más de 600.000 personas usan nuestros servicios