En cumplimiento con Ley 34/2002, de servicios de la sociedad de la información te informamos que este sitio Web usa Cookies para su funcionamiento.
Acepto + información
El sitio web www.verisalud.com ha sido desarrollado para una correcta visualización en navegadores moderno. + información
Valora este artículo

Valoración: 2.6 con 8 votos

5 actividades y ejercicios sencillos para niños con dislexia

Una vez detectada la dislexia, y tras haber contactado con un logopeda para que trabaje con el niño, conviene que los propios padres refuercen en casa el tratamiento no sólo para afianzar los resultados obtenidos en terapia sino para intentar paliar los efectos que la falta de autoestima de los niños identificados como disléxicos genera.

Y es que, aunque se hayan dado algunas mejoras en el ámbito educativo, la falta de mecanismos para una detección precoz y un diagnóstico correcto conlleva que, con bastante frecuencia, profesores y padres crean estar ante un problema de falta de concentración, vagancia e incluso bajo cociente intelectual.

Nada más lejos de la realidad. Asociar dislexia con falta de inteligencia o con vagancia es un error en el que no hay que caer porque lo único que se conseguirá es, precisamente, hacer descender cada vez más la autoestima del niño.

Actividades sencillas para niños con dislexia para reforzar en casa el tratamiento

Mejorar su autoestima

Se trata de aplicar refuerzos positivos, es decir, valorar solamente los esfuerzos y avances, por pequeños que sean, y obviar completamente los errores y fallos.

Ello traerá consigo una motivación en el niño que hará que se enfrente con mejor disposición a todas las actividades extras que necesite tanto en el colegio como en el logopeda.

Establecer una comunicación plena respecto al tema

Hablar abiertamente de la dislexia delante de él y transmitirle la idea de que cuenta con nuestro apoyo incondicional a pesar de los resultados académicos hará que el menor se sienta mucho más protegido y valorado.

Explicarle en qué consiste el trastorno, cómo le puede afectar en la etapa adulta es de vital importancia.

Ayudar en la planificación y organización de las tareas escolares.

Por regla general, una persona con dislexia suele ser bastante olvidadiza y distraída con lo que necesitará un apoyo extra a la hora de gestionar sus horarios de estudio.

Si es necesario también habrá que crear un ambiente en el que no haya espacio para las distracciones (televisión, consola, etc.) en el que pueda estudiar sin que nadie le moleste.

Enfocar las actividades de refuerzo como si de un juego se tratara

Una persona disléxica necesita algo más que un refuerzo en ortografía. Cuando confunde una letra - una 'b' por una 'd', por ejemplo - en una palabra, no se evitará que el error se vuelva a repetir obligándole a escribir la palabra en cuestión mil veces.

Al contrario, lo que necesita es un refuerzo sensorial. Existen unas letras de juguete que se pueden adquirir en cualquier tienda infantil con las que podrás ayudarle a formar silabas así como multitud de apps y fichas con las que conseguirás que la tarea sea mucho más amena para él.

Incluso, cuando se trate de memorizar contenido meramente teórico, prueba a leérselo en voz alta y a grabarlo para que él lo pueda escuchar cuantas veces quiera.

Fomentar el hábito de la lectura

Si ya resulta complicado conseguir que un niño adquiera interés por los libros, cuando la lectura en sí supone un problema, la dificultad aumenta considerablemente.

Para conseguirlo no debes jamás presionarlo u obligarlo. Es mucho más conveniente que el niño vea a los padres disfrutando de la lectura y que estos dediquen un rato todos los días a leerle algún libro que le pueda interesar.

Desterrar falsas creencias respecto a la dislexia

No son pocos los padres que sienten una especial frustración cuando sus hijos son identificados como disléxicos pero, para poder ayudarlos, es necesario un cambio de mentalidad que erradique un conjunto de errores de concepto que rodean a la dislexia.

Una de las principales creencias erróneas es considerar la dislexia como una enfermedad cuando en realidad es un trastorno. La importancia de esta distinción radica en que, como trastorno, la dislexia no tiene cura.

Eso no quiere decir que con el tratamiento de la dislexia adecuado la persona identificada como disléxica no puede desarrollar una vida normal con una carrera académica plena.

Además de la ya mencionada tendencia a asociar la dislexia con un bajo cociente intelectual o con una vagancia, es vital deshacernos de estos esquemas de pensamiento para que el niño pueda mejorar.

¿Quieres obtener ahorrarte hasta un 30% tus tratamientos de logopedia?

CONOCE SALUD GLOBAL

Disponemos de más de 345 logopedas en toda España

Seguro que también te interesa

Guía de limpieza dental definitiva: técnicas, frecuencia y blanqueamiento

+ Leer más

Cómo quitar las estrías rojas y blancas definitivamente con tratamiento y precios

+ Leer más

Cómo eliminar la celulitis de forma definitiva y tratamientos

+ Leer más

Invisalign | Principal marca de ortodoncia invisible, ventajas frente a brackets y otros sistemas

+ Leer más

¿Tienes alguna duda? Déjanos tu comentario

comments powered by Disqus

Más de 600.000 personas usan nuestros servicios